sábado, 19 de junio de 2010

Pilar Ternera

Por aquel tiempo iba a la casa una mujer alegre, deslenguada, provocativa, que ayudaba en los oficios domésticos y sabia leer el porvenir en la baraja. Úrsula le habló de su hijo. Pensaba que su desproporción era algo tan desnaturalizado como la cola de cerdo del primo. La mujer soltó una risa expansiva que repercutió en toda la casa como un reguero de vidrio. “Al contrario”, dijo. “Será feliz.”
...
Se llamaba Pilar Ternera. Había formado parte del éxodo que culminó con la fundación de Macondo, arrastrada por su familia para separarla del hombre que la violó a los catorce años y siguió amándola hasta los veintidós, pero que nunca se decidió a hacer pública la situación porque era un hombre ajeno.
...
Había perdido en la espera la fuerza de los muslos, la dureza de los senos, el hábito de la ternura, pero conservaba intacta la locura del corazón.

(p34, p37)

7 comentarios:

  1. hdkhfñhñ<zhgñaufgñosdhfñdgkg perdon estaba atrgantando me sirvio :D

    ResponderEliminar
  2. jhdfhhdihfihyfdjdfyhfjgvbhh perdon me estaba atragantando me sirbio :D

    ResponderEliminar
  3. Muchas Gracias, Besos :*

    ResponderEliminar